¿Puede un ingeniero tunear una célula?

Últimamente, todos hemos oído hablar de la denominada bioeconomía —la producción de recursos biológicos renovables y su conversión en alimentos, productos y bioenergía por medio del uso innovador y eficiente de tecnologíasderivadas de la biotecnología industrial— como una de las tablas de salvación del futuro económico de Europa. Las empresas industriales de este sector hacen uso intensivo de microorganismos mejorados o modificados genéticamente como fábricas celulares para producir productos especializados de alto valor añadido (p.ej. aminoácidos, vitaminas y aditivos para alimentación, biofuel, biofilms y tejidos). A efectos de maximizar el rendimiento y productividad de los bioprocesos, la biotecnología industrial actual ha de hacer frente a problemas críticos, como son el modelado, la estimación de variables clave, y el diseño de mecanismos de actuación sobre el estado metabólico de los microorganismos. Son todos ellos problemas en los que hoy día aún hay un largo camino a recorrer, y en los que tanto la Biología de Sistemas como la Biología Sintética han surgido para añadir respuestas, que tradicionalmente venían de la Biología o la Ingeniería Química, convirtiéndose así en un área multidisciplinar en la que las ingenierías, como la Ingeniería de Sistemas y Automática, tienen mucho que decir. En esta charla se da una visión general de la clase de problemas de estimación y control en procesos biotecnológicos que aparecen a distintas escalas, desde el biorreactor hasta el nivel celular así como de las metodologías que pueden ser usadas para su solución.

Jesús Picó Marco catedrático de Sistemas y Automática, Universidad Politécnica de Valencia