Si sólo tenemos una luna ¿qué produce dos pleamares?

¿Qué otro cuerpo celeste está atrayendo el agua del océano por el otro lado? Por supuesto, ninguno. Recordemos la ley de la gravitación de Newton, que fue, por cierto, el primero en explicar correctamente el fenómeno de las mareas: la fuerza de la gravedad disminuye como el inverso del cuadrado de la distancia.

Daniel Rodríguez Pérez profesor del departamento de Física Matemática y de Fluidos, Facultad de Ciencias, UNED