¿También aprenderán los robots lo malo de los seres humanos?

Las tendencias de evolución de la robótica señalan el horizonte del año 2025 como un momento clave. Los robots tendrán capacidad para aprender y responder al entorno, y también para gestionar emociones. Y se convertirán en los compañeros de ocio y trabajo de los seres humanos. Serán lo que queramos que sean.

Antonio López Peláez catedrático Departamento Trabajo Social, UNED