El centenario del descubrimiento de la Capa de Ozono

Situada en la estratosfera, entre los 20 y 50 km de altitud se encuentra la Capa de Ozono. Una capa protectora de la atmósfera que actúa como escudo para proteger la tierra de la radiación ultravioleta perjudicial proveniente del sol. Estamos ante una capa frágil de gas que ayuda a preservar la vida en el planeta y cuya consistencia se ve amenazada por la emisión de sustancias que disminuyen la presencia del ozono. Consecuencia de esa situación es el ya famoso agujero de la Capa de Ozono sobre la Antártida. Su detección, hace 30 años, dio la voz de alarma y provocó iniciativas como el Protocolo de Montreal, el 16 de Septiembre de 1987, sobre la protección de la Capa de Ozono. En la actualidad casi 200 países lo han suscrito y y dicho tratado impide el uso de ciertos productos químicos que se utilizan como refrigerantes y que destruyen el ozono atmosférico. La preocupación por los niveles de ozono no es nueva. De hecho, recientemente se ha cumplido el centenario del descubrimiento de la Capa de Ozono en 1913 por los físicos franceses Fabry y Buisson. Más adelante, será el meteorólogo británico Dobson quien aporte datos fundamentales sobre la medición y la importancia del ozono para la vida en el planeta.



Julio Juan Fernández Sánchez profesor del Departamento de Física Fundamental, Facultad de Ciencias, UNED

Juan Ramón Andrés Cabero redactor - locutor CEMAV, UNED