Antipiojos sin insecticidas, ¿Cuál es el truco?

El descubrimiento del DDT (Dicloro DifenilTricloroetano) le valió el premio Nobel a Paul Müller en 1948 y logró salvar millones de vidas al por su gran eficacia contra los insectos responsables de la transmisión de la malaria y el tifus. Sin embargo, en 1962 se prohibió el uso por ser un compuesto altamente persistente en el ambiente.

Rosa María Martín Aranda catedrática del Departamento de Química Inorgánica y Química Técnica, UNED