¿Dónde vivían los faraones egipcios?

Amenofis III construyó en la ciudad de Malkatta un gran palacio, decorado con vivos colores y temas de naturaleza, con salones del trono y salas para las grandes recepciones, además de otras estancias como el famoso harem. Su sucesor, Ajenatón, el llamado faraón hereje, daría un paso más construyendo una ciudad nueva, Amarna, con grandes avenidas, puentes, templos para la adoración de Atón, el dios sol, grandes palacios y otras pequeñas residencias.

Inmaculada Vivas Sainz profesora de Historia del Arte, UNED