¿Se les adoraba, se les quería o se temía a los difuntos en el mundo romano?

25/11/2014
Visto: 81 veces

Eran objeto de veneración y respeto, pero también se les tenía miedo. Estaban los espíritus buenos, los Lares y los Manes, que eran los espíritus de los antepasados a los que se veneraba y cuidaba. Pero también había otros espíritus que eran inquietos, turbulentos y nocivos, los que asustaban a los hombres con apariciones nocturnas, se llamaban “larvae y lémures”.

María Pilar Fernández Uriel profesora de Historia Antigua, UNED