La herencia hispana en la independencia de Escocia

09/02/2015
Visto: 265 veces

Estudios celtas

En 1320 los escoceses mandan un escrito al papa Juan XXII, conocido como Declaración de Arbroath. La razón es el visto bueno dado por el Papa al rey de Inglaterra, Eduardo II, quien deseaba conquistar Escocia. En el apartado que nos concierne en este trabajo, la Declaración de Arbroath, muestra cómo el origen de los escoceses es el de un pueblo asentado en la Península Ibérica, en el reino de Brigantia, antes de dirigirse a Escocia y fundar allí un nuevo asentamiento.

José Ramón Sainero Sánchez profesor emérito de la Facultad de Filología (UNED) y director del Instituto de Estudios Celtas

Miguel Minaya Vara redactor - locutor CEMAV, UNED