Toledo en el Renacimiento. Ciudad y arquitectura

En el siglo XVI Toledo aún mantiene el título de Ciudad Imperial. Sus cronistas cuentan de su fundación clásica, a cargo de los griegos y su posterior ennoblecimiento por los romanos. Sin embargo Toledo no parecía esa ciudad ideal y renovada, acorde a con los nuevos presupuestos humanistas, que pretendían sus moradores en el siglo XVI. Por ello se iniciaron reformas para conseguir plazas más regulares y de mayor tamaño y vías más anchas y también sus edificios se modificaron o se construyeron. Claros ejemplos son la Puerta de Bisagra, El Alcázar o los hospitales de la Santa Cruz o Tavares. Toledo ofrece en sus iglesias y en sus calles también mucho arte renacentista.

Alicia Cámara Muñoz catedrática Historia del Arte, UNED

Palma Martínez-Burgos García catedrática de Hª del Arte. Facultad de Humanidades de Toledo, Universidad de Castilla-La Mancha

Isabel Baeza Fernández redactora - locutora, CEMAV, UNED