¿Tan malo era Robespierre?

Robespierre, ha pasado a la historia como la encarnación del revolucionario despiadado, defensor de la guillotina como argumento último. La reciente biografía de McPhee nos lo presenta bajo una luz algo más apacible: un abogado modesto de provincias, criado por unos parientes, estudioso y con talento para la retórica.

Mauro Hernández Benítez profesor de Economía Aplicada e Historia Económica, UNED