El relieve sumerio y las tumbas reales de Ur

En el III milenio a.C., Mesopotamia se había convertido en una tierra compuesta de ciudades-estado gobernadas independientemente, la mayoría de ellas a lo largo de la región situada al sur y conocida como Sumer. Se trata del Período Dinástico Arcaico, que comenzó alrededor del año 2900 a.C. y terminó con la unificación de las ciudades-estado bajo el dominio acadio unos seiscientos años más tarde (ca. 2334 a.C.).

En esta época se produjo un cambio notable en las artes visuales, pues se crearon objetos votivos decorados con relieves de gran calidad, así como los primeros monumentos públicos de la historia, un cambio que tuvo un significado amplio y de gran alcance en la antigüedad. Además, desde la Baja Mesopotamia entraron en contacto con lugares como Ebla y Mari, lo que les posibilitó a los reyes del final del período enterrarse con ajuares de una riqueza tan sólo comparable a las tumbas faraónicas y que dieron lugar a uno de los descubrimientos más destacados de la historia del arte del Próximo Oriente: el Cementerio Real de Ur.

Sara Arroyo Cuadra profesora tutora, UNED