La física del caos

28/05/2018
Visto: 110 veces

La ciencia clásica acaba donde el caos empieza. El comportamiento aparentemente errático e impredecible de algunos sistemas dinámicos, incluso en aquellos cuya formulación matemática es determinista. Este comportamiento aparece cuando hay una dependencia sensible a las condiciones iniciales, de modo que si las modificamos ligeramente, la evolución puede diferir en gran manera. La mejor imagen de este fenómeno es la del llamado efecto mariposa y lo experimentamos diariamente, por ejemplo, en las predicciones meteorológicas. Pero el caos, gracias a las matemáticas y a la física, se ha convertido en ciencia; y, así, a pesar de sus connotaciones negativas de confusión y desorden, ha llegado a ser un poderoso instrumento con aplicaciones en muchos campos de la ciencia y la tecnología: matemáticas, física, biología, dinámica de poblaciones, medicina, ciencias de la computación, economía y finanzas, ingeniería, filosofía o robótica.

José Carlos Antoranz Callejo catedrático del departamento de Física Matemática y de Fluidos, Facultad de Ciencias, UNED

Cristina María Santa Marta Pastrana profesora del departamento de Física Matemática y de Fluidos, Facultad de Ciencias, UNED

Daniel Rodríguez Pérez profesor del departamento de Física Matemática y de Fluidos, Facultad de Ciencias, UNED