Paisajes de montaña, también oportunidad para el turismo cultural.

03/06/2016
Visto: 264 veces

Las montañas originan paisajes y hábitats muy variados, constituyen ecosistemas muy frágiles, son ambientes únicos y en ellas se han desarrollado modos de vida y elementos culturales que diferencian unas de otras. Por eso la conservación y protección de sus paisajes, naturales y culturales, constituyen motivo de interés y preocupación para toda la sociedad. Dentro de ellas los contrastes son muy importantes según su altura sobre el nivel del mar, la latitud, la orientación de las vertientes, etc. Todo contribuye a la originalidad de sus paisajes y explica la existencia de medios apenas habitados y de otros muy poblados a lo largo de la historia, algunos vinculados a grandes y antiguas culturas, como la de los incas. Esa misma variedad cultural es un motivo creciente de atracción turística, además del atractivo que siempre han representado para los deportes de nieve y otros muchos asociados a la montaña como condición imprescindible.

Manuel Antonio Zárate Martín director del Curso, UNED