CLASE 3 | Entre cajas y maletas anda el juego: cuando el arte se abre al juguete

04/05/2022
Visto: 33 veces

Cajas, cajones, expositores, maletas… Juegos y juguetes han estado siempre sometidos a los mismos dispositivos pulsionales que los tesoros: estructuras donde la visión relampaguea, pues en ellas las cosas se ofrecen y se ocultan a la vez, se abren y se cierran al mundo. El juguete surge así como un umbral que permite poner en diálogo y en vibración la presencia de las cosas con su recuerdo o imagen, con su deseo. Los artistas del siglo XX entendieron a la perfección esta cualidad fugitiva de la mirada, donde el ojo, al ofrecerse en continuo estado de parpadeo, ver y no ver, afirma el mundo y lo niega a la vez. Marcel Duchamp exploró continuamente estas paradojas al fabricar obras de arte que funcionaban como juguetes y al meterlas además en cajas y maletas, poniendo así el arte en juego. A partir de él, recorreremos la geografía dispersa de un arte que se hibrida con los objetos lúdicos para poner en duda su propia condición.

Miguel Ángel García Hernández profesor de Historia del Arte, UNED