Catalina de Siena

24/01/2009
Visto: 31 veces

Cuerpos encendidos: misticismo y religiosidad

El primer rasgo que destaca en Catalina de Siena es la procacidad con la que
comienza a sentirse atraída por las prácticas piadosas y penitenciales. A los
diecisiete años tomó el hábito de terciaria de la orden dominica en las llamadas Hermanas de la Penitencia. Las mortificaciones corporales y su alejamiento de cuantos le rodeaban fueron aumentando. Cristo es la figura más cercana a Catalina y al que consagra su existencia.

María Jesús Zamora Calvo profesora de Literatura Española, UAM

Isabel Baeza Fernández redactora - locutora, CEMAV, UNED