Las caras de la educación obligatoria

Oficialmente, no existe segregación del alumnado en grupos diferentes, por ejemplo, separados de acuerdo a su capacidad o su éxito académico. Pero hay modos indirectos de hacerlo; es algo que ocurre, de hecho, en la práctica educativa. Vamos a plantear y comentar ejemplos concretos que lo ilustran sacados de la realidad de las aulas.

Pedro Uruñuela Nájera subdirector general Alta Inspección, MEC

Ana Sacristán Lucas profesora de la Facultad de Educación, UNED