El teatro, ¿una marioneta para titiriteros?